Llegué al Tantra en un momento en el que estaba buscando otro paso más en el camino. Había trabajado interiormente desde diferentes técnicas y perspectivas y en ese tiempo me había formado en hipnosis, terapia regresiva y Registros Akáshicos. Y entonces buscaba otro paso para conocerme mejor a mi misma, para aceptarme y amarme, para soltar corazas y patrones mentales, y para abrir más espacio dentro de mi y ser capaz de estar presente con todo aquello que me pudiese traer la vida. Y encontré en Tantra un camino bello y profundo para continuar esta exploración y aprendizaje. Al empezar a hacer talleres de Tantra, me di cuenta de que lo que buscaba era ser libre, y comprendí que esa libertad significa amor y viceversa. Pero lo comprendí no como un tópico, como algo que oyes todo el rato: “hay que amarse a uno mismo para ser libre”, lo comprendí desde dentro, porque no sólo experimenté los obstáculos, si no que encontré maneras de aprender a amarme en la práctica. Por eso después de un par de años de talleres intensivos junto a Astiko, mi maestra, decidí embarcarme en tres años de formación para seguir aprendiendo y explorando todo lo que Tantra podía ofrecerme para gozar más la vida y acercarme a esa libertad. Y aquí sigo, aprendiendo y explorando, y ahora también acompañando a aquellos que quieran explorarse y descubrirse desde las profundas enseñanzas del camino tántrico.

 

Agradecimientos

ASTIKO

El agradecimiento que siento hacia mi maestra Astiko es difícil de poner en palabras porque ella me ha enseñado a salir de ellas y a entrar en mi cuerpo y en mi corazón. Y eso es tan difícil de describir… ¡Pero lo voy a intentar!

Ella me ha enseñado a reconocer quién soy e integrar profundo que esa esencia intangible e indescriptible sostiene a la personita humana que siente todo, que duele, goza, baila, patalea, se apasiona, descansa, se maravilla, se desmonta, se ríe… Me ha enseñado lo más valioso de toda mi existencia: escuchar mi verdad y tener el coraje y el amor de respetarla. Junto a ella he comprendido la preciosa danza de mi consciencia y mi energía y el bello misterio que es estar viva. A su lado he entendido que mi corazón es mi casa, y cómo volver a ella incluso cuando parece que no puedes encontrarla. A través de su presencia y su amor he encontrado a ambos en mi, y por todo esto y porque la amo y siento una profunda devoción, ella es mi gran inspiración.

NOELIA LUQUE

Noelia es una gran amiga, ella me animó desde el principio a empezar a impartir Tantra y se embarcó sin pensárselo en este proyecto cuando vi que crecía y necesitaba ayuda. Juntas somos Tantrawithamala.

A ella le agradezco infinitamente su dedicación, su gran inteligencia, su rapidez, su eficacia y su capacidad de estar presente en todos los aspectos prácticos tan necesarios para que todo vaya fluido y estéis a gusto cuando venís a las clases y talleres. Pero lo que le agradezco aún más es su amor, pues ella lo pone en todo lo que hace y soy muy afortunada de trabajar a su lado.

 

También quiero agradecer…

A todos mis compañeros de formación por todos los momentos vividos, los aprendizajes juntos, y el gran amor que hemos compartido.

A mis padres por darme la vida, y por confiar en mi capacidad de vivir haciendo lo que me gusta.

A mi abuela paterna por acogerme, abrazarme y enseñarme el amor, y a mi abuela materna por transmitirme la maravilla que es poder estar a gusto sola.

A Israel, por su amor incondicional. Por ser tan auténtico, siempre. Por tanto compartido…

A Jonas, mi amor, por tener el coraje de subirse a este barco y amarnos, bailarnos, espejarnos, gozarnos, desmontarnos y explorar juntos las profundidades del amor, la meditación, y de la meditación haciendo el amor.

A toda la tribu tan preciosa de amigos donde gozamos de la relajación de ser honestos, de respetarnos, arroparnos cuando hace frío, y amarnos de maneras tan bellas y divertidas.

A todxs lxs que queréis descubrir por vosotrxs mismxs lo que es estar vivo